Menu
A+ A A-

Cervical

Esguinces

esguince cervical

 

Una flexión fuerte del cuello –bien por malas posturas o porque se haya producido algún tipo de accidente– que haga que el movimiento natural de la articulación del cuello se lleve al extremo, puede producir una lesión en los ligamentos que sujetan la articulación. Esta distensión o “estiramiento” de los ligamentos es lo que llamamos esguince.

Dolor, contractura, dificultad para mover el cuello e inflamación de la zona son los síntomas de los esguinces cervicales y generalmente, se curan sin dificultad. La realización de radiografías y otras pruebas pueden servir para descartar otro tipo de lesiones.

Una vez confirmado que se trata de un esguince cervical, el traumatólogo será el que prescriba el tratamiento a seguir, a base de medicamentos para mitigar el dolor y la inflamación y, a veces, el uso de collarines y fisioterápia.

Hernias de disco

hernia disco cervical

 

Casi todos lo adultos hemos sufrido en algún momento “dolor de cuello”. Casi siempre estos dolores se deben a causas tan corrientes como contracturas posturales, estrés, cargar demasiado peso de forma continuada, o mil motivos más ligados a nuestro ritmo de vida diario.

Sin embargo, cuando las “almohadillas” que tenemos entre las vértebras para que no choquen entre sí –discos intervertebrales–, se desgarran y dejan que salga el fluido que tienen dentro, comprimiendo los nervios de alrededor y causando dolor, se dice que se ha producido una hernia de disco.

El dolor característico de la hernia de disco cervical se puede extender desde el cuello hacia el hombro y el brazo, llegando a producir el entumecimiento del brazo y la mano.

El tratamiento a seguir dependerá de la intensidad de los síntomas, de si son permanentes y “sordos”, o esporádicos y agudos, del tipo de paciente que lo sufre y de si le impide llevar una vida normal o no.

Una resonancia magnética nos dará una imagen clara de la lesión, su localización exacta y su importancia, y ayudará al médico a determinar la idoneidad de emplear la cirugía para implantar una prótesis de disco que solucione el problema.

Síndrome del latigazo cervical

latigazo cervical

 

Si el cuello sufre una flexión fuerte hacia delante e inmediatamente hacia atrás –o al revés–, los músculos, discos, nervios y tendones del cuello se resienten y se provoca la lesión que conocemos como latigazo cervical.

Esta es la lesión clásica de los accidentes de circulación cuando se recibe un golpe por detrás, pero también es frecuente en los deportes de contacto.

Cuando se sufre un latigazo cervical se nota un dolor intenso y fuerte en la zona del cuello, contractura muscular y movilidad limitada que, además, puede bajar por los brazos.

Habitualmente no tiene mayor importancia y se aplicará un tratamiento con analgésicos y antiinflamatorios, pero debe ser el especialista el que determine si es conveniente utilizar un collarín cervical o se han producido otro tipo de lesiones en las vértebras. También será necesario seguir un tratamiento rehabilitador.

ÁREA PROFESIONAL

© Outclass Coyco, S.L, 2015. Todos los derechos reservados, 2015. Prohibida la reproduccion total o parcial de contenidos sin autorizacion expresa

separator

DIRECCION EDITORIAL, REDACCION Y PUBLICIDAD: Outclass Coyco, S.L. | info@columnaytraumatologia.com

Columna y Traumatologia