Menu
A+ A A-

Lesiones de cadera

Artrosis

Lesiones óseas

artrosis de cadera

 

Con el paso del tiempo y la realización de movimientos repetitivos, se va produciendo un desgaste del cartílago de la cadera que se convierte en una enfermedad degenerativa que conocemos como artrosis.

Además de la edad y el sexo (más frecuente en hombres que en mujeres), otros factores como la sobrecarga, la obesidad, los traumatismos, la poca actividad física o la herencia genética también influyen en la aparición de la enfermedad.

El síntoma más característico es el dolor en la ingle, que puede extenderse hacia el muslo, la rodilla y la nalga, así como la sensación de "huesos frotando contra huesos" y la incapacidad para realizar movimientos rutinarios con la articulación.

Su tratamiento no se limita a los antiinflamatorios, analgésicos o la rehabilitación, sino que en los casos más severos se hace necesaria la cirugía. También la infiltración de plasma rico en factores de crecimiento da buenos resultados para la regeneración del tejido afectado.

Bursitis

Lesiones de partes blandas

bursitis de cadera

 

Igual que en otras articulaciones, en la cadera tenemos una bolsa (bursa) que contiene líquido sinovial y que sirve para amortiguar el "choque" entre huesos y tendones. Cuando esta bolsa se inflama, se produce una bursitis.

Traumatismos, presión continuada, actividades deportivas, infecciones, gota, diabetes o artritis reumatoide son algunas de las causas que pueden producir este daño en la bursa.

Los síntomas más frecuentes son dolor, inflamación y rigidez en la cadera o muslo, siendo su intensidad aguda en los primeros momentos, pero transformándose a sorda y continuada los días siguientes.

Es una lesión que puede ser repetitiva y llegar a convertirse en crónica.

Medicación, reposo, fisioterapia, pérdida de peso, extracción del líquido e incluso la cirugía (bursectomía) pueden ser algunos de los tratamientos a aplicar, en función de la intensidad de la lesión.

Fracturas

Lesiones óseas

fracturas de cadera

 

La cadera es una articulación en la que un hueso con forma de bola (la cabeza del fémur) encaja dentro de una cavidad de otro hueso (acetábulo de la pelvis).

Aunque son articulaciones muy estables, que permiten gran cantidad de movimientos sin ningún problema, cuando sufren un golpe muy fuerte (por ejemplo, por una caída, por un uso excesivo o por la práctica de algunos deportes), se puede producir una fractura de cadera.

En las personas de cierta edad, por la pérdida de masa ósea y la osteoporosis, que hacen que los huesos sean más débiles, la frecuencia de estas lesiones es mayor, y puede tener consecuencias muy serias si no se trata adecuadamente.

Las fracturas más frecuentes en la articulación de la cadera son la fractura del cuello del fémur y la fractura intertrocantérica.

La fractura de cadera es una lesión grave que requiere atención inmediata y en la mayoría de los casos necesitará cirugía para su resolución. Por su parte, la recuperación es lenta y su duración dependerá del alcance de la lesión, la edad del paciente, su tolerancia a los medicamentos y tratamientos y, por supuesto, su estado general de salud.

Luxaciones

Lesiones óseas

luxacion de cadera

 

Decimos que se ha producido una luxación cuando, los extremos de los huesos que deberían estar encajados en las articulaciones (fémur y pelvis), se salen de su sitio normal.

Es lo que también se conoce como "dislocación" y suele producirse como consecuencia de accidentes en los que la cadera sufre un impacto muy fuerte y seco.

Cuando esto sucede, se produce un dolor repentino y muy agudo, quedando la articulación deformada e inestable, e impidiendo realizar movimientos de rotación.

Se distinguen dos tipos de luxacionesanterior y posterior–, dependiendo de dónde quede la superficie articular del fémur respecto de la tibia.

El diagnóstico lo debe realizar un traumatólogo y su tratamiento será la analgesia, la reducción de la lesión –sólo la debe realizar el especialista, ya que es muy fácil dañar la articulación–, el reposo y la descarga. En muchos casos será necesaria la cirugía.

Necrosis

Lesiones óseas

reemplazo cadera necrosada

 

Los huesos se "alimentan" de la sangre que les llega a través de los vasos. Si en algún momento falta ese riego sanguíneo a un hueso, se produce una necrosis u osteonecrosis, es decir, la "muerte del hueso por falta de riego sanguíneo".

Por su anatomía, la cabeza del fémur tiene pocos vasos sanguíneos que le lleven sangre. Por golpes, fracturas, luxaciones u obstrucción de los vasos (embolia), no es difícil que estos vasos se obstruyan o se lesionen, dejando al hueso sin "alimento".

Cuando esto sucede, el hueso se va deformando y rompiendo hasta quedarse "plano", lo que produce un dolor persistente que lleva a sufrir rigidez, dolor en la ingle, el muslo y la rodilla, además de atrofia muscular y cojera.

Generalmente, la solución para las necrosis es una intervención quirúrgica que sustituya el hueso dañado por una prótesis.

Reumatismos

Lesiones óseas

artritis reumatoide cadera

 

Haciendo una definición simple, genéricamente se denomina reumatismo a los procesos que cursan con dolor y rigidez en el sistema músculo-esquelético, independientemente de su origen.

No es una enfermedad en si misma, sino un conjunto de síntomas que suele manifestarse a partir de los 40 ó 50 años, y que ataca a las mujeres más que a los hombres.

La artritis reumatoide se genera cuando disminuye la lubricación y los músculos y los tendones no se deslizan con suavidad. Esto provoca un "roce" en la articulación de la cadera y da lugar a la deformidad, la inflamación y el dolor, que puede sentirse también en el muslo y en la rodilla.

Puede ser de dos tipos: articular y no articular, según afecte al interior de la articulación o a las estructuras exteriores (como tendones y músculos), por lo que su tratamiento será diferente en cada caso, desde la rehabilitación hasta la medicación oral, las infiltraciones o la cirugía.

Sinovitis

Lesiones de partes blandas

sinovitis

 

La sinovitis es una inflamación de los tejidos blandos de la cadera que provoca dolores agudos en la ingle, la cadera o la cara anterior del muslo (parte delantera). Estas molestias producen cojera y una movilidad muy limitada.

Las causas no están claras, pero se asocia a traumatismos o predisposiciones genéticas. Curiosamente, en los niños también es frecuente que se produzca después de haber sufrido una infección de las vías respiratorias.

Dependiendo de la intensidad y las características del paciente, el tratamiento será con antiinflamatorios, extracción del líquido sinovial, reposo y rehabilitación.

Tendinitis de glúteo

Lesiones de partes blandas

tendinitis de gluteo

 

La tendinitis de glúteo es la degeneración e inflamación de los músculos glúteo medio y/o menor, una lesión muy frecuente entre los deportistas que practican deportes de "impacto" (running, aerobic, step, etc.), y que se puede producir tanto por traumatismos directos como por movimientos repetitivos.

Debido a que se manifiesta con un dolor lateral en la cadera y molestias al andar o al sentarse, su diagnóstico no es sencillo y puede confundirse facilmente, por lo que se conoce también como falsa trocanteritis.

Dependiendo de la intensidad, se tratará con reposo, antiinflamatorios, fisioterapia y aunque no es frecuente, en algunas ocasiones será necesaria la cirugía.

Trocanteritis

Lesiones de partes blandas

trocanteritis

 

La trocanteritis es una afección que se caracteriza por un dolor crónico situado en la parte lateral de la cadera, justo en el trocánter mayor que se encuentra junto a la cabeza del fémur y que es el punto de inserción de la musculatura del glúteo. Este dolor aumenta al andar, al subir escaleras o al sentarse sobre ese lado.

En general el origen es degenerativo y es más frecuente en las mujeres, debido a la configuración esquelética de la pelvis.

Dependiendo del estado de cada paciente, el tratamiento será con antiinflamatorios, reposo, rehabilitación o infiltraciones.

ÁREA PROFESIONAL

© Outclass Coyco, S.L, 2015. Todos los derechos reservados, 2015. Prohibida la reproduccion total o parcial de contenidos sin autorizacion expresa

separator

DIRECCION EDITORIAL, REDACCION Y PUBLICIDAD: Outclass Coyco, S.L. | info@columnaytraumatologia.com

Columna y Traumatologia