Menu
A+ A A-

Necrosis

Lesiones óseas

reemplazo cadera necrosada

 

Los huesos se "alimentan" de la sangre que les llega a través de los vasos. Si en algún momento falta ese riego sanguíneo a un hueso, se produce una necrosis u osteonecrosis, es decir, la "muerte del hueso por falta de riego sanguíneo".

Por su anatomía, la cabeza del fémur tiene pocos vasos sanguíneos que le lleven sangre. Por golpes, fracturas, luxaciones u obstrucción de los vasos (embolia), no es difícil que estos vasos se obstruyan o se lesionen, dejando al hueso sin "alimento".

Cuando esto sucede, el hueso se va deformando y rompiendo hasta quedarse "plano", lo que produce un dolor persistente que lleva a sufrir rigidez, dolor en la ingle, el muslo y la rodilla, además de atrofia muscular y cojera.

Generalmente, la solución para las necrosis es una intervención quirúrgica que sustituya el hueso dañado por una prótesis.

ÁREA PROFESIONAL

© Outclass Coyco, S.L, 2015. Todos los derechos reservados, 2015. Prohibida la reproduccion total o parcial de contenidos sin autorizacion expresa

separator

DIRECCION EDITORIAL, REDACCION Y PUBLICIDAD: Outclass Coyco, S.L. | info@columnaytraumatologia.com

Columna y Traumatologia