Menu
A+ A A-

Lesiones muñeca y mano

Artrosis

Lesiones óseas

artrosis

 

Con el paso del tiempo y la realización de movimientos repetitivos, se va produciendo un desgaste del cartílago de la articulación que se convierte en una enfermedad degenerativa que conocemos como artrosis.

Además de la edad y el sexo (más frecuente en hombres que en mujeres), otros factores como la sobrecarga, la obesidad, los traumatismos, la poca actividad física o la herencia genética también influyen en la aparición de la enfermedad.

El síntoma más característico es el dolor y la sensación de "huesos frotando contra huesos", así como la incapacidad para realizar movimientos rutinarios con la articulación. La más común es la artrosis de la base del dedo pulgar (articulación trapeciometacarpiana), que se conoce como rizoartrosis.

Su tratamiento no se limita a los antiinflamatorios, analgésicos o la rehabilitación, sino que en los casos más severos se hace necesaria la cirugía. También la infiltración de plasma rico en factores de crecimiento da buenos resultados para la regeneración del tejido afectado.

Dedo en resorte

Lesiones de partes blandas

dedo en resorte

 

Imagine que su dedo se queda “atascado” con la forma de un gancho. Cuando se consigue soltar, el dedo sale "disparado hacia fuera", como si tuviera un resorte. De ahí el nombre de dedo en resorte.

Esto se produce cuando los tendones responsables del movimiento del dedo, no se deslizan con suavidad a través del túnel por el que discurren y se atoran al intentar enderezarlo.

Los hormigueos, la rigidez del dedo en una posición doblada, los chasquidos dolorosos al doblarlo, y/o un abultamiento doloroso en la base del dedo, son algunos de los síntomas de esta patología.

El tratamiento puede ser la inmovilización del dedo, el uso de una férula nocturna, la aplicación de calor o frío, infiltraciones de corticoides y, en muchos casos, puede ser necesario el paso por el quirófano.

Enfermedad de Dupuytren

Lesiones de partes blandas

dupuytren

 

De origen desconocido, aunque con una propensión hereditaria a sufrirlo, la enfermedad de Dupuytren es un engrosamiento y contractura de los tejidos que hay bajo la palma y los dedos de la mano.

Esta protuberancia, que no es dolorosa, se va engrosando hasta formar una especie de “cordón” que hace muy difícil la extensión de los dedos, hasta el punto de que resulte imposible estirarlos.

Es una enfermedad que se suele manifestar a partir de los 40 años y que afecta más a los hombres que a las mujeres.

Aunque en un principio le parezca imposible, lo cierto es que el tratamiento quirúrgico es capaz de restaurar el movimiento de la mano.

Otra opción son las inyecciones de colagenasa, aunque se necesitan varias infiltraciones y pueden resultar algo molestas.

Esguinces

Lesiones de partes blandas

esguince mano

 

Los ligamentos están formados por unas fibras fuertes y muy flexibles que rodean las articulaciones y sujetan los huesos de la muñeca.

Si cuando sufrimos una caída, cargamos todo el peso del cuerpo sobre la articulación en una mala postura o recibimos un golpe fuerte –por ejemplo, un balonazo–, estos ligamentos pueden estirarse o romperse.

Esto es lo que llamamos esguince de muñeca y, según su gravedad, pueden ser de tres tipos:

  • Grado 1: los ligamentos se estiran mucho, pero no llegan a romperse.
  • Grado 2: se rompen parcialmente.
  • Grado 3: los ligamentos se han roto completamente.

Síntomas comunes de todos ellos son el dolor, la hinchazón, los hematomas y la pérdida de fuerza.

Después de una exploración por parte del traumatólogo y la realización de las pruebas diagnósticas necesarias, se tratarán –dependiendo de su gravedad– con analgésicos, antiinflamatorios, ortesis o, si fuera necesario, con cirugía.

Si los esguinces no se tratan adecuadamente, se pueden convertir en crónicos y crear serios problemas con el paso del tiempo.

Fracturas

Lesiones óseas

fractura mano

 

Cuando uno o varios huesos de la muñeca se quiebran, se produce una fractura de muñeca.

Una caída o un impacto fuerte pueden ser causa de estas fracturas, pero también la osteoporosis puede provocar que se rompan los huesos.

Dependiendo del hueso o huesos afectados, los síntomas serán diferentes, pero de manera general, se puede decir que encontraremos dolor, inflamación, derrames, pérdida de fuerza y dificultad para mover la articulación.

Para confirmar la existencia de la lesión, y comprobar que hueso o huesos están afectados, se realizará un estudio radiológico.

En un primer momento se puede aplicar frío para reducir la inflamación, pero luego se utilizarán yesos o férulas para inmovilizar y analgésicos para el dolor. En algunos casos de fracturas complicadas, para colocar otra vez el hueso en su lugar, será necesario recurrir a la cirugía.

Las fracturas abiertas siempre conllevan un tratamiento quirúrgico y después de la cirugía, será necesario administrar antibióticos para evitar infecciones.

Luxaciones

Lesiones óseas

luxacion

 

Caídas, malos apoyos o torsiones violentas de la mano, pueden producir un traumatismo en los ligamentos que deje la articulación de la muñeca inestable, propiciando que los huesos se desplacen de su sitio. Esto es lo que llamamos luxación.

Los síntomas son: deformidad, inflamación, reducción del movimiento y una limitación importante para realizar movimientos como el extender y flexionar la muñeca. Las luxaciones más frecuentes son las del cubito y dorsal.

El traumatólogo realizará una exploración y las pruebas radiológicas necesarias para descartar que, además de la luxación, existan fracturas u otro tipo lesiones que haya que tratar.

Con carácter general, en un primer momento se puede aplicar hielo para reducir la inflamación. A continuación, el traumatólogo colocará de nuevo el hueso en su lugar –si fuera necesario con cirugía– y marcará el tratamiento y las pautas a seguir.

Reumatismos

Lesiones óseas

reumatismo

 

Haciendo una definición simple, genéricamente se denomina reumatismo a los procesos que cursan con dolor y deformidad en el sistema músculo esquelético.

La artritis reumatoide se genera cuando disminuye la lubricación, y los músculos y los tendones no se deslizan con suavidad. Esto provoca un "roce" en la articulación y da lugar a la inflamación, el dolor y la imposibilidad de realizar determinados movimientos.

Se trata de una enfermedad articular, que también afecta a las estructuras exteriores (como tendones y músculos), por lo que su tratamiento será diferente en cada caso, desde la rehabilitación hasta la medicación oral, las infiltraciones o la cirugía.

Síndrome del Túnel del Carpo

Lesiones de partes blandas

sindrome tunel del carpo

 

A través del túnel del carpo pasan nueve tendones y el nervio mediano y, mientras que el suelo y las paredes del túnel son óseos, el techo lo forma un ligamento muy fuerte que se llama ligamento transverso del carpo.

Por diferentes motivos, la presión del interior del túnel carpiano puede aumentar, lo que produce hormigueo y adormecimiento de los dedos. En los casos más severos, también se nota una disminución de la fuerza de los dedos pulgar e índice y atrofia de la musculatura de la base del pulgar.

El diagnóstico se realizará con la explosión clínica y con la realización de un electromiograma, con el que podremos comprobar si el nervio está atrapado y comprimido, o no.

Para su tratamiento se pueden utilizar férulas nocturnas, infiltraciones con corticoides o, en aquellos casos en los que no se consiga solucionar el problema, recurriremos a la cirugía.

Tendinitis y tendinosis

Lesiones de partes blandas

tendinitis tendinosis

 

El uso excesivo de los tendones de los pulgares, en muchas ocasiones por la comprensión repetida del pulgar al mover la muñeca, puede ser el motivo de las tendinitis de muñeca.

Últimamente se dan muchos casos de tendinitis entre gente joven, producidas por el uso excesivo de los mandos de los videojuegos o de los teclados de los teléfonos móviles.

Si los tendones inflamados no se curan adecuadamente, con el tiempo pueden llegar a sufrir una degeneración de los tejidos. Esta lesión, recibe el nombre de tendinosis.

Los síntomas de ambas dolencias son similares –lo que puede hacer difícil su diagnóstico preciso–, incluyendo inflamación, dolor, rigidez y acumulación de líquido alrededor del tendón.

Cuando los tendones que bajan por el lateral de la muñeca desde el dedo pulgar se irritan e inflaman, decimos que nos encontramos ante una tendinitis D’Quervain.

Aunque esta tendinitis es común en personas que practican el remo, el golf o el tenis, un gesto tan doméstico como es el levantar niños continuamente también puede producirla.

Como siempre, será el traumatólogo el que decidirá si es suficiente con cambiar algunos hábitos y hacer reposo, o son necesarios tratamientos con medicación o cirugía.

ÁREA PROFESIONAL

© Outclass Coyco, S.L, 2015. Todos los derechos reservados, 2015. Prohibida la reproduccion total o parcial de contenidos sin autorizacion expresa

separator

DIRECCION EDITORIAL, REDACCION Y PUBLICIDAD: Outclass Coyco, S.L. | info@columnaytraumatologia.com

Columna y Traumatologia